ads

WEEK-END EN BARAHONA 26 y 27 Septiembre 2015."El Internacional"

Tags:
Por: Virgilio GautreauxP.
Desde finales de Marzo de este 2015 no transitaba las calles de mi querida Barahona. Dos fueron los grandes motivos que me impulsaron para pasar le fin de semana en la Capital mundial del Cuatribolismo: 1) Visitar al amigo y hermano Francisco del Rosario Suero Nin-Cucusito; y 2) Asistir al Festival del Café en la Comunidad de Polo-FESTICAFE-2015.


Carlos Julián Vidal, Frank Vásquez y yo habíamo acordado juntarnos con Cucusito tan pronto éste retornara de Cánada luego de su estadía por motivos de salud. A tales efectos, el fin de semana señalado partimos Frank y quien suscribe bien temprano del Sábado 27,  hacia Barahona, donde arribamos cerca de las ocho de la mañana. Reunidos con Carlos Julián, de inmediato nos “encaramamos” en el tercer piso del Hotel Barahona, donde los tiramos un rico mangú encebollado, con huevos y queso frito, acompañado de un rico café con leche, alimentos éstos que llevaban la etiqueta “Made in Barahona”.

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.31.15
Cumplida esta parte del “programa”, nos dedicamos los tres a cherchar sobre gente, casas, calles, lugares y situaciones, como siempre hacemos los y las barahoneras, cuando estamos en esta ciudad de tantos recuerdos. De estos conversaos, quien primero se sacrifica es el plan de actividades, que comienza a sufrir retrasos-incluso-antes de ser puesto en marcha. Enrumbamos hacia el hogar de Cucusito y su agradable esposa Genara, quienes desde hacía rato nos esperaban. Otra jornada chersoza se inicia y entre risotadas y bulla, ellos nos comunican que para el viaje de Polo al FESTICAFÉ, seremos “reforzados” por Camilo Cury, noticia que nos llenó de regocijo.

Ya para este momento, el plan original de llegar temprano a Polo, hace rato se había ido al carajo. Casi al mediodía partimos, pero ya Carlos Julián “procesó” su desayuno y nos pregunta que donde queríamos comer. La respuesta unánime fue: Vamono pá Polo. Subidos en la camioneta de doble cabina de Vidal, éste nos comunica que en la entrada de Cabral preparan una excelente comida criolla y venden Frescas, muy frías. Votamos y a unanimidad nos parqueamos en el Restaurant LA JAVILLA,atendido por unas atentas jóvenes, quienes nos ofertaron un sabroso locrio de carne de puerco, unas habichuelas blancas con mucha auyama, ensalada y aguacate con aceite verde.

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.31.27
Carlos Julián es un Gourmet (en realidad, es un gran comelón), dijo de inmediato que el locrio “pega” con habichuelas rojas, no con blancas. Todos asentimos. Sin embargo al poco rato, estaban tan ricas estas habichuelas, que por poco peliamos. La primera palangana de locrio fue exterminada de inmediato, razón por la cual rápidamente trajeron otra. Carlos Julián atacó nuevamente con fuerza y tuvimos que imponernos para poder comer un poco más. Le dijimos de todo. Me olvidaba decir que mientras llegaba la comida, nos tiramos dos Jumbos bien frias.

Al terminar la ingestión de los alimentos (darnos una gran jartura), procedimos de inmediato a tomar ricas tazas de café de Polo molido en pilón, endulzado-por supuesto-con azúcar crema también barahonera.

Al salir hacia Polo FranK Vásquez, de manera jocosa, certificó que Carlos Julián conoce todos los lugares de la provincia donde venden buena comida y Frescas frías. Mientras subimos hacia Polo, Cucusito y Camilo “compiten” para ver cual habla más, mientras citan simultáneamente lugares y hechos combinando el pasado, el presente, el futuro, el infinito y la eternidad !!! Cuando alguno de los presentes quiere intervenir, ambos-gentilmente-le dicen de manera cortés: déjame terminar la idea………. y continúan tirando paqueticos.

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.31.57
En el trayecto Cucusito y Camilo nos van orientando sobre las diferentes lomas, lugares, cafetales, minas de roca caliza y cursos de ríos. También nos dicen la ubicación de secaderos, despulpadoras industriales de café, viejas haciendas, casas residenciales y los nombres de las comunidades ubicadas a lo largo del trayecto. Sin duda alguna son dos conocedores de la historia de la aromática fruta de la zona de Polo.

Cuando arribamos al lugar donde se celebraba el FESTICAFÉ, encontramos un lugar multicolor y multisónico donde jóvenes de ambos sexos ricamente engalanados alegraban el ambiente. Este Festival tiene varios años ejecutandose y tiene la particularidad de ser desarrollado por un grupo de incansables pioneros, apoyados por una serie de ONGs, empresas, grupos comunitarios, organizaciones cafetaleras de la región Enriquillo, organismos internacionales y entidades públicas, entre las cuales sobresale el Ayuntamiento de Polo y su entusiasta Alcalde.

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.32.11Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.32.20
En esta 11va. edición del FESTICAFÉ, figuraban como Patrocinadores y Auspiciadores la Unión Europea, Banco Popular, Cervecería Nacional Dominicana, el Instituto para el Desarrollo de la Economía Asociativa-IDEAC, Induban, varias cooperativas cafetaleras y empresarios particulares. También los Ministerios de Cultura, Educación, Agricultura e Industria y Comercio, el FEDA, Federación de Municipios, la Asociación de Municipios de la Región Enriquillo-ASOMURE, la UASD, Liga Municipal Dominicana, CODOCAFÉ, la Dirección General de Aduanas, etc. Esta poderosa coalición de voluntades es responsable de garantizar el éxito de esta portentosa exhibición cultural, donde el café barahonero es el Rey. Vaya nuestro reconocimiento a los organizadores de esta actividad que ya forma parte de la agenda nacional.

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.32.33
Conforme a nuestro programa (¿?) inicialmente estaríamos en FESTICAFÉ un tiempo prudente, pero ver desfilar por la tarima tantos grupos creativos nos distrajo bastante. Pero en realidad lo que más nos retrasó fue que Cucusito y Camilo Cury estaban como “peces en el agua”, rodeados de cafetaleros, pilones, sobres de café, despulpadoras manuales y abundante folletería sobre el grano. Eso fue telelé, telelé, telelé. No valían señas, llamados ni nada. Caímos en un gancho, pensamos. Cuando por fin logramos sacarlos salimos envueltos de FESTICAFÉ oliendo a las variedades cafetaleras Catimore, Borbón, Típica y Caturra, entre otras.

El descenso a Barahona implicaba precauciones que no siempre “el piloto” Carlos Julián cumplió. De todas formas, llegamos enteros al hogar de Cucusito donde su esposa Genara nos aguardaba con una amplia sonrisa. Ya sentados y cada uno con una copa de vino se inició una ruidosa fiesta de risotadas barahoneras. No hubo tema que no fuera discutido. Estábamos como Tarzán, brincando de rama en rama. De vez en cuando Cucusito y Camilo dejaban que “la base” hablara.

Genara viendo que las charlas consumían mucha energía, ofreció unos plátanos con huevo, que gentilmente rechazamos, pues no queríamos causar molestias. Ella de manera discreta sancochó unos platanitos, hizo un guiso de vegetales y frió unas chuleticas. Colocó todo en la mesa y Raffles se quedó chiquito: En 14 segundos no quedaba nada de una olla de plátanos. Con esa recarga, se inició una competencia parlanchina, que el vino se ocupó de catalizar. Al filo de la medianoche todas las discusiones terminaron en un empate, pues ya nadie recordaba de qué carajo estaba hablando.

Frank y yo nos alojamos en el legendario Hotel Guarocuya, establecimiento que durante muchos años confrontó serios problemas por malas gestiones. Luego de una titánica labor de rehabilitación y mucho trabajo tesonero de la nueva Administración, la estructura luce confortable, moderna y con servicios de calidad.

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.32.49
Este hotel-almacén de muy buenos recuerdos para varias generaciones de barahoneros-por su excelente ubicación, paisajes y servicios, de seguro en los próximos meses irradiará positivamente la zona donde está ubicado, estimulando el surgimiento de nuevos establecimientos recreativos y restaurantes, lo cual mejorará positivamente la oferta de atractivos al creciente número de turistas y visitantes.

Bien temprano en la mañana del Domingo 27 y luego de un reconfortante sueño, desde el balcón de mi habitación ubicada en el segundo piso, procedí a tomar varias fotos del inigualable amanecer barahonero.

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.32.58
Para mejorar las cosas un barco de buen tamaño se aprestaba a atracar en el muelle, donde lo esperaba un remolcador. Confieso que inmediatamente recordé a Don Jaime Olmo y su Remolcador TANAC, bregando con los numerosos buques que muchas décadas atrás ingresaban a los muelles barahoneros.


Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.33.10
Poco después hice un breve fotorecorrido por la “Barahona vieja”, encontrándola mucho más envejecida que hace seis meses.


Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.33.20
Me dirigí entonces a la casa de mi hermano Toño Batista con el cual conversé de diferentes temas mientras Tata-su esposa-nos obsequiaba un aromático café sureño.

Conforme al “cronograma de actividades debíamos tener un desayuno ligero, pues en Los Patos íbamos a batear duro. Fuimos modestos y nos tiramos un “desayunito light”, acompañado de café con leche barahonero. Para hacer corto el cuento largo, partimos Carlos Julián, Frank Vásquez y yo por la carretera costera repleta de paisajes inigualables y recuerdos. Las Saladillas, Hotel Playa Azul, playa El Quemaíto, Juan Estéban, El Arroyo, Bahoruco, La Ciénaga, Paraíso, Ojeda y finalmente Los Patos.

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.33.35
Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.33.44
Tan pronto arribamos, ubicamos una mesa estratégicamente situada al lado del río y de TATÁ. Esta señora posee una refrigerador siempre lleno de Chillos, Meros, Capitán, Colirrubias, etc. Dos Jumbos bien frías nos dieron la bienvenida. Carlos Julián enseguida ordenó que le abrieran el freezer y seleccionó varios Chillos fresquecitos de tamaño aceptable. Tatá oferta servicio de pescado, acompañado de un servicio abundante de moro de guandules con coco, muchos tostones de plátanos costeros y aguacate encebollado.

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.34.07
Mientras la empresa de Tatá procesaba las materias primas, arribaron al lugar Cucusito y Genara, lo cual nos llenó de júbilo. Inmediatamente Carlos Julián corrió donde Tatá para ampliar la orden, pues él ya tenía en mente la cantidad de libras de comida que iba a consumir !!!!!


Tatá nuevamente sacó 100 en calidad y cantidad. De la comida no quedó nada. Para cerrar todo, nos sirvió entonces  café recién tostado.

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.33.55
Satisfechos por ese fabuloso Week-end en Barahona, procedimos a las 5 y 30 de la tarde a retornar hacia la capital dominicana, mientras a lo lejos observábamos la hermosa bahía de Neyba y su azul mar.


Captura de pantalla 2015-09-29 a las 9.34.16

Publicar un comentario