ads

OPINION: A PROPOSITO DEL DESARROLLO 37. EL DESPRECIO DE AUTORIDAD PORTUARIA Y MUELLES DE BARAHONA."El Internacional"

Tags:

Por Rafael Matos Feliz

La llamada “Autoridad Portuaria”, a los ciudadanos que vivimos en la provincia de Barahona, nunca ha dejado de tratarnos como basurero. Primero fue el “arrendamiento” del muelle No.6 en 2008, por Sigfredo Pared Pérez, para instalar una “desguazadora de barcos”; en momentos que preparábamos la propuesta del Bulevar del malecón; que fue el argumento en contra, expuesto por instituciones locales frente a la comisión de Medio Ambiente y que logró parar ese crimen contra nuestra provincia.Resultado de imagen para rafael matos feliz

Luego otro Director de “autoridad Portuaria”, José F. Peña Guaba, se le ocurre (en 2010) construir una pared a lo largo del malecón, desde el drenaje e inicio de la calle Nuestra Señora del Rosario hasta la entrada de la Marina de Guerra; tapando la visual y paisajismo que los barahoneros hemos disfrutado por toda la vida, que nos permite ver, sin obstáculos, el mar, la Bahía de Neyba y la loma del Curro. Este paisaje nos da tranquilidad emocional y deleita a todo el que cruza por el malecón.

Solo la oposición de los barahoneros y la decisión, en aquel momento, de la Alcaldía local, pudo echar abajo esas pretensiones, que ya iniciaba una pared de casi 4 metros de altura. Posteriormente otro Director de la misma institución, de nombre Ramón Rivas, se le ocurrió (en el 2012), arrendar el Puerto No.6 a Cementos Andino para el trasiego de materiales y productos de la empresa.

En ese momento ya estaba en fase final, el Parque Litoral María Montez y el Bulevar Turístico del malecón y solo a unos 10 o 20 metros del muelle No.6 está su salida, que atraviesa el borde norte del Parque Litoral. Para Autoridad Portuaria, los barahoneros podíamos convivir con el descanso de las familias en el Parque y al mismo tiempo, tener todas las patanas de Cementos Andino pasando frente a nuestras narices y por nuestro lado, con sus ruidos, peligro de accidentes y creando estrés en las familias que allí iban a descansar.

Otra vez, solo las argumentaciones de un grupo de ciudadanos barahoneros, logró detener el nuevo crimen en contra de nuestra tranquilidad y derecho a un descanso sano y seguro. Recordemos que en 1977 y mediante el Decreto No 8338, del 29 de mayo de 1977, se prohibió la exportación de yeso por el muelle local, por los graves daños que ocasionaba a la salud de los barahoneros.

Más tarde y por el Decreto No.3327, del 19 de septiembre de 1985, se establece como demarcación turística prioritaria el Polo o Área Turística de Barahona, la cual consiste en el área comprendida entre la Bahía de Neyba y la población de Oviedo y una distancia de 5 kilómetros entre la costa y una línea paralela a la misma.

Posteriormente, con el Decreto No 226-87, se aprueban los Planes y Reglamentos Turísticos de la Región Suroeste del país y se vuelve a plantear que se propenderá a la
prohibición del depósito de materiales al granel en el Puerto de Sal y Yeso debido al desarrollo turístico previsto para Barahona. Tiempo después salió de la nada un “permiso” de exportar y acumular en el puerto, todos los materiales de Khoury Industrial.
Ahora nos llega la información que de nuevo, la mald…bendita “Autoridad Portuaria”, con Gómez Casanova, trae otra estocada para esta provincia. Se prepara un muñeco con Truquismo (perdón, con Turismo), con ¼ Ambiente (perdón, con Medio Ambiente), con el Ajuntamiento (perdón, el Ayuntamiento) y con Obras Privadas (perdón, Obras Públicas), para permitir un depósito de cal en el puerto.
El “permiso” será a la empresa depredadora de las montañas de Las Filipinas, en La Ciénaga, la llamada Kapanging, para instalar una nave de depósito de cal o carbonato de calcio en el antiguo puerto de Sal y Yeso. Se dice que el muñeco está montado, pues a los responsables de la permisología, ya les han puesto la “música”. Recordemos que con organillo y música baila el mono.

En la cabeza de los que sufrimos del Síndrome de la Idiotez no nos cabe que se le pueda tener tanto desprecio a una zona como a Barahona se le tiene. Ese odio sale de los que cobran un bojote de cuarto de nuestros impuestos.

 ¡QUE DESGRACIA!


Excúsennos las disquisiciones,
Rafael Matos Féliz
Por el Desarrollo Sostenible

Publicar un comentario