OPINION: El Problema fronterizo El mejor de los enfoque que debemos sustentar. "El Internacional" - Osvaldo Rocha Internacional.Net

Breaking

domingo, 16 de septiembre de 2018

OPINION: El Problema fronterizo El mejor de los enfoque que debemos sustentar. "El Internacional"



Por Arq Luis Caraballo Hernandez

Muchos dominicanos vivimos opinando de manera desenfrenada o con un desenfocado concepto sobre lo que envuelve el tema de una política de delimitación fronteriza, he aquí una visión idónea acorde con la integridad y el mayor respeto a los dos países.

Para entrar en materia, lo primero que los países con fronteras comunes, tienen que plantearse o preguntarse, que es lo más favorable para sí, y solo hay dos cosas, la primera, es saber si tomar la determinación de aislarse por completo, interponiendo un muro como barrera entre ambos países, cuya función se somete a países virtualmente enemigos, y aun así, eso no delimita los flujos, o en su defecto considerar la segunda, que consiste sencillamente, en ver su frontera como un medio de intercambio comercial productivo para ambos países, para lo que hay que entender que una frontera prospera, es una frontera segura, por lo que todos los países fronterizos deben permitirse un proyecto de desarrollo equilibrado por igual, en base a esto considero lo propio, en que se tiene que buscar un desarrollo integrar coordinando para ambos países, algo que sin ninguna dudas he visto renacer en nuestra frontera, intentos que he visto pretenden hacer tanto la República Dominicana como Haití, contar beneficiarse al desarrollar social y económicamente la frontera. 

Intercambio Comercial.Para nadie es un secreto, que en la zona de Dajabón claramente se llevan a cabo intercambios comerciales y económicos formales, negociaciones que mueven muchos millones de pesos semanales, y que de hecho por esta misma zona, ya se empezó a desplegar el plan de desarrollo fronterizo bilateral, para lo que se ha conformado una serie de proyectos, que de modo inminente son una realidad en esa provincia noroestana. 

No obstante pienso que cada provincia fronteriza de las cinco que tenemos, merece un tratamiento similar, para lo que creo está considerado dentro de los planes de los acuerdos bilaterales, aunque como ocurre con todas las ideas proyectos aquí, coexisten con un déficit de atención, por lo que están todavía durmiendo un letargo.

Una parte que también creo preciso señalar, es que de algún modo esos intercambios deben de resarcir con parte de esos beneficios a los cabildos de las distintas provincias fronterizas, que son o serán inequívocamente afectadas por estas actividades, lo que de manera propicia sugiere controles mediáticos por parte de ellos.
Respetando los Límites fronterizos.

Para nosotros los dominicanos la división fronteriza no existe, ciertamente no se han establecido controles seguros que eviten los males como el trasiego, el tráfico y la trata, se hace fácil el paso de un lado a otro, tanto de los nacionales haitianos, como los dominicanos, para evitar esto, se debe recurrir a demarcaciones planteadas de modo preciso, como tal, existen ríos que demarcan el límite fronterizo nuestro, para ellos existen acuerdos internacionales que establecen el eje del rio como línea de demarcación dividiendo en dos mitades el cauce. En los casos de ríos no navegables, que tienen tendencia a cambiar de cauce, lo correcto es establecer la zona media del canal o cañón del rio. El organismo rector en este caso, es la secretaria o ministerio de relaciones exteriores quienes ponen las pautas para el límite fronterizo, así como los límites de aguas internacionales, y en los casos de que si hay obra de tomas para alimentación o reabastecimientos de acueductos en estos ríos, deben para esto conformarse tratados que definan la situación. Otro factor a tomar en consideración son las crecidas que pueden experimentar en los casos de fenómenos atmosféricos, por lo que muchas veces obliga al cambio de cauce.

En los lugares donde no haya ríos, deben ser colocados mojones a una distancia visible una de otra, además de mantener limpia de arbustos y hiervas una zona de 10 mtrs de cada lado, a lo que se le llama “brecha fronteriza”, que permita la visibilidad y el fácil control.

Por otro lado deben existir “puertos fronterizos” formales, por cada una de las provincias, dotados de oficinas aduanales que mantengan los controles. Algo que también debe considerarse es una oficina de migración situada en cada puerto fronterizo. En otro orden, los cruces de vías o carreteras deben identificarse con nombres tales como, “Carreteras o autopista bilateral”, o bien sea carretera o autopista interamericana”. 

Para una Mejores política migratoria. Lo primero es eliminar el déficit de atención en todas las comunidades fronterizas, estudiar los tipos de flujos migratorios que se dan entre ambos países, con ello se hace un diseño de políticas migratorias ajustado a un mercado regularizado, se constituye en una reingeniería que aportaría grandes beneficios a ambos países, por lo que es necesario establecer estas nuevas políticas migratorias abordando la frontera desde una “teoría de complejidad”, además de estudiar las carencias debe considerarse la presencia de autoridades aduanales migratorias, de seguridad, medio ambiente, cuyos papeles deben concurrir en una frontera de corte ideal.

También en una frontera funcional, es preciso desarrollar infraestructura, para con esto conseguir viabilizar el intercambio comercial, y simultáneamente controlar el flujo migratorio a la vez. Por eso soy partidario de hacer una autovía Fronteriza que recorra la frontera de norte a sur, o bien sea desde Pedernales Hasta Dajabón.
Otra parte compleja es la de considerar el movimiento de relaciones de trabajos entre los que a diario cruzan la frontera de un lado a otro, que tiene que regularizarse o ponerse en orden a lo que se le denomina “Flujo Ordenado”.

Otro tipo de flujo complejo, consiste en “las migraciones de tránsito”, que son las migraciones que se dan de paso o como puente para emigrar a otro país, como es el caso de cubanos, haitianos, chinos, y muchos más, que usan nuestro país para viajar ilegalmente a Puerto Rico, esta migraciones son unas de la más incidentales, que genera de por sí muchos trastornos sociales, lo que hace interesante hacer un estudio serio de estos flujos, para los cuales ya existen muchos formalismos. 

En conclusión, no sé si usted está de acuerdo conmigo, pero lo cierto es que hay que ver la frontera dominico-haitiana como un espacio de posibilidades, controles y desarrollos con el cual ambos países nos beneficiaríamos indiscutiblemente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario